domingo, 9 de enero de 2011

Haití, un año en estado de emergencia

La industria humanitaria atribuye al desgobierno su fracaso a la hora de reconstruir el país

http://img01.lavanguardia.es/2011/01/09/Caos-en-la-capital-Una-mujer-c_54098945915_342_226.jpg
Caos en la capital. Una mujer carga con un saco por la calles de Puerto Príncipe

La industria humanitaria mundial, la más solvente y también la más superficial, acudió en masa a Haití tras el terremoto del 12 de enero del año pasado que mató a cerca de 300.000 personas y dejó sin casa a un millón y medio. La comunidad internacional se comprometió a destinar sumas multimillonarias para levantar el país y se creó la denominada Comisión Interina para la Reconstrucción de Haití (CIRH) copresidida por Bill Clinton. Pero del dicho al hecho hay un trecho. El cóctel buena voluntad-descoordinación-ineficacia- desgobierno ha resultado letal y las oenegés asumen que el balance de un año de trabajo en el país caribeño no cumple, ni de lejos, las expectativas. “Hace seis meses hablábamos de un gobierno débil, ahora todavía es peor, estamos en una situación de desgobierno y no sabemos si habrá una segunda vuelta electoral”, lamenta Ariane Arpa, directora de Intermón-Oxfam. En Haití, las organizaciones humanitarias han visto sus límites –y no por falta de fondos– y han asistido a una crisis tras otra: al terremoto se sumó el huracán Tomas, una epidemia de cólera que ya se ha cobrado 3.500 vidas y los disturbios en la primera vuelta de las elecciones a causa de las denuncias por irregularidades. Las esperanzas de que un nuevo gobierno tomara las riendas de Haití se desvanecieron y ahora se está pendiente de una incierta segunda vuelta.

“Sin un gobierno fuerte no se puede reconstruir un país; cuando un gobierno no tiene la capacidad de velar por el bienestar de sus ciudadanos se tiene que plantear de manera transitoria una tutela más directa de la ONU”, plantea Arpa. El desgobierno ha favorecido la descoordinación entre todos los actores implicados, desde los países donantes hasta las oenegés, lo que ha restado eficacia a la acción humanitaria. “A la hora de abordar el cólera, la maquinaria administrativa nos ha hecho perder mucho tiempo. Es una lástima porque el tratamiento contra esta enfermedad es muy barato, pero si falla la coordinación entre el gobierno y los organismos que trabajamos en el terreno, se propaga muy rápido”, destaca Francisco Otero, jefe de misión de Médicos sin Fronteras (MSF) en Haití.

La situación de emergencia en la mayoría de desastres se prolonga durante uno, dos meses, a lo sumo cuatro, pero en Haití el próximo miércoles cumplirá un año. “Es la emergencia de más envergadura de toda la historia de la Cruz Roja, y ya tenemos 152 años, más que el Mitch, el tsunami...”, subraya Ramon Jané, director de cooperación internacional de la Cruz Roja en Catalunya. Más de un millón de personas que se quedaron sin casa siguen viviendo hacinadas en campamentos improvisados, la mayoría en Puerto Príncipe, donde sólo se ha sacado el 5% de los escombros de los edificios que se vinieron abajo. Doce meses después del sismo, la prioridad es limpiar las calles y que el Gobierno defina de una vez los terrenos donde se pueden levantar asentamientos dignos para las personas desplazadas. Mientras, las oenegés se afanan en contener la emergencia garantizando el acceso a agua potable y letrinas a los damnificados, pasos indispensables para contener el cólera.

“Tenemos que ser conscientes de que no se levantará el país si no se abordan las deficiencias que ya había antes del terremoto: sólo el 19% de la población tenía acceso a letrinas, menos que en 1990, cuando era el 29%; Puerto Príncipe no tenía alcantarillado; la mitad de los niños estaban sin escolarizar...”, opina Paloma Escudero, directora ejecutiva de Unicef. Escudero remarca que la de Haití es la emergencia más complicada de la historia y que los planes de Unicef, al igual que los de la mayoría de organizaciones, pasan por permanecer en el país como mínimo durante los próximos cinco años para intentar recuperar la normalidad.

Unicef pone de manifiesto que el terremoto ha hecho que afloraran “situaciones de vulneración de los derechos del niño, una de ellas es el restabek, el hijo que los padres entregan a familias acomodadas para las que trabaja como criado a cambio de comida y educación”. Las cifras aproximadas que se manejan dicen que 173.000 niños trabajaban en el servicio doméstico, no remunerado; otros 4.000 vivían en la calle y 2.000 fueron sacados ilegalmente del país, presuntamente para ser adoptados o forzados a prostituirse. “Si es que hay una parte positiva de todo esto es que ahora hay planes específicos para controlar el tráfico de niños”, añade Escudero. Según los datos que maneja esta agencia de la ONU, 720.000 niños regresaron a la escuela en septiembre y otros 400.000 se prevé que lo hagan este mes, del total de una población infantil de cuatro millones.

Y del más del millón de personas que viven en campamentos, 380.000 son niños, el colectivo más vulnerable junto con las mujeres. Amnistía Internacional ha alertado del aumento de la violencia sexual en estos complejos. Sólo en los 150 primeros días después de la catástrofe se registraron 250 violaciones. “Hay una cierta inseguridad en los campos, por la noche las mujeres y las niñas no quieren ir a las letrinas para no ser violadas”, apunta Ramón Jané.

Un año después del seísmo, el reto es afrontar cuanto antes las tareas de reconstrucción y aquí sí se verá qué países cumplen con los compromisos asumidos. La oficina del enviado especial para Haití de laONUconfirmó esta semana que la comunidad internacional sólo ha satisfecho durante el 2010 el 63% de los 2.100 millones de dólares prometidos en la conferencia de donantes celebrada en Nueva York el pasado marzo. Las oenegés, asimismo, critican la ineficacia de la CIRH, creada para buscar la financiación de los proyectos que deben impulsar la recuperación de Haití. “Sí, es cierto que todavía no hemos podido empezar la reconstrucción y eso es debido a muchos motivos: antes de construir hay que sacar los escombros y no ha sido posible porque antes se deben delimitar los terrenos donde se ubican los desplazados que ahora ocupan la capital en ruinas. Al no existir un registro público de la propiedad, nadie se mueve porque no tiene garantías de que pueda regresar”, analiza Soraya Rodríguez, secretaria de Estado de Cooperación Internacional. Rodríguez añade que a todo esto hay que sumar “el cólera y el difícil proceso electoral; no tenemos estabilidad política y por eso seguimos en situación de emergencia asistiendo a la población en sus necesidades básicas”.

La secretaria de Estado asegura que España es de los pocos países que han cumplido con sus compromisos: “Hemos desembolsado 172 millones del total de 346 comprometidos a tres años”. Asimismo, las distintas organizaciones recaudaron en el 2010 más de 100 millones para Haití, pero en este caso con el dinero no basta.

fUENTE: http://www.lavanguardia.es/vida/20110109/54098943018/haiti-un-ano-en-estado-de-emergencia.html

A lo mejor también le interesa:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...