lunes, 30 de mayo de 2011

¡¡URGENTE ENCONTRAR FAMILIA PARA ESTE NIÑO!!

http://3.bp.blogspot.com/-PtJBBDgjdDk/Td-lw8sKJuI/AAAAAAAADgI/uo8mm97tPLg/s1600/_DSC8490%2B2-794483.jpg

Este niño cumple 14 años el 1 de julio y el orfanato le está buscando familia antes de esa fecha porque despúes será demasiado tarde. Por favor, todos los interesados, ponerse en contacto con Katherine y Sheriel a través del blog :http://journeytooliviagrace.blogspot.com/2011/05/forever-family-needed-handsome-boy-ages.html
Muchas gracias. Y mucha suerte para este hombrecito tan guapo.

domingo, 29 de mayo de 2011

Nanas chinas, coreanas, japonesas…

 http://imagenes.espaciologopedico.com/tienda/74/9788496629974.jpg

29 nanas y canciones infantiles de Asia: Camboya, China, Corea, Japón, Laos, Tailandia, Vietnam, reunidas por primera vez en un disco-libro.

Recogidas por Chantal Grosléziat, estas canciones delicadas, tiernas y alegres cautivan por su variedad y riqueza. Juegos de dedos, nanas, cantos de fiesta, testimonios de culturas sorprendentemente vivas.

Todas las letras de las canciones se presentan en lengua original, transcritas a caracteres latinos y traducidas al español.

Y en el anexo, una cumplida información sobre los orígenes, juegos gestuales e instrumentos musicales de cada canción infantil.

En el CD, los arreglos de Jean-Christophe Hoarao dan protagonismo a instrumentos como pipas, kotos, khénes, khongs, yankins, erhus, shamisenes, flautas shakuhasi y otros instrumentos tradicionales de Asia.

Junto a Mieko Miyazaki, Wang Weiping, Hao-Nhien Phan, Sanaé Rodière, Kim-Chin Nguyen, hay una veintena de músicos y cantores, plenos de emoción y sensibilidad.
Editorial: Kókinos
ISBN: 9788496629974

Fuente: http://www.espaciologopedico.com/tienda/detalle?Id_articulo=7715

sábado, 28 de mayo de 2011

Yang Lu: "En China se dice que ustedes los occidentales son vagos; la diligencia es nuestra cualidad"


 http://www.valenciaplaza.com/bd/imagenes/imagen12624p.jpg
















Yang Lu es fundadora y ceo de 'Yang Zhi Life', una de las consultoras con más éxito de China. Autora de varios libros sobre liderazgo empresarial, asegura que a los directivos chinos les faltan conocimientos básicos y que eso los hace menos competitivos... (¡menos mal...!)


BEIJING (CHINA). Reconoce que la gestión empresarial en China está empapada de confucionismo: la estructura de las compañías es siempre piramidal, los jefes suelen adoptar una actitud paternalista y los empleados siguen el camino que su superior les marca, sin salirse un milímetro. Al llevar a cabo un cometido, el trabajador chino acata órdenes, sin pensar demasiado en la repercusión que tendrá su tarea en otros departamentos o en la totalidad del negocio.

La creatividad y el individualismo pueden llegar a interpretarse aquí como una terrible osadía, o como soberbia, algo que, según esta empresaria formada en varias empresas extranjeras, es un error y va en detrimento de la productividad. Autora de varios libros y vídeos sobre gestión que han cosechado éxitos de ventas aquí, Yang Lu reconoce que es "adicta al trabajo", pero que está aprendiendo a sacar tiempo para ella. También a dejarse llevar la contraria "por un empleado con una idea brillante". Justamente lo que ella pretende inculcarle a sus alumnos, entre los que se encuentran consejeros de las empresas más prestigiosas de la que es ya la segunda economía del mundo. (Esta entrevista ha sido publicada en la publicación mensual Consejeros, quien ha autorizado a ValenciaPlaza.com su reproducción).

-¿Cómo se le ocurrió le idea de hacer consultoría y asesoramiento a directivos?
-Porque en China falta talento. Tenemos que convertir a las personas en profesionales, y los empresarios no tienen demasiada cultura. Las compañías extranjeras cuentan con setenta años de historia, y en ese tiempo han ido forjando un ideario propio. Sin embargo, las empresas chinas no tienen un poso, una cultura propia. Los jefes chinos tienen menos experiencia, tanto que en ocasiones parecerían principiantes.

-Desde luego, han tenido menos años para aprender...
-Efectivamente, China sigue siendo un país agrícola. Sólo han pasado treinta años desde la apertura económica (Reforma y Apertura, programa de reformas económicas que inició Deng Xiaoping en 1978) por eso falta mucha base. A partir de los años ochenta entraron aquí muchas compañías extranjeras, y con ellas conceptos y formas de hacer las cosas que no tenían nada que ver con lo que habíamos visto en la economía planificada. Los chinos, por ejemplo, siempre habían creído hasta ahora que uno trabajaba en el mismo sitio hasta su muerte.

-¿Qué les puede aportar su empresa?
-Damos cursos a directivos, conferencias y entrenamiento a empleados... A los trabajadores, por ejemplo, les planteamos ejercicios y dinámicas de grupo adecuadas para cada sector, para que aprendan a involucrarse en el equipo y a mejorar su atención al cliente. A los directivos les enseñamos a ser más profesionales en su trato con los trabajadores, a organizar mejor su tiempo, incluso a interesarse por ciertos elementos que confieren estatus como el golf, el café, o el vino... Y sobre todo, a entender que detrás de ese vino o ese puro hay una cultura determinada, y que es preciso conocerla, empaparse de ella para poder disfrutar más.

-¿Cuáles son a su juicio los principales problemas del directivo chino?
-Mire, en las comidas de negocios muchos ceo chinos se beben su copa de vino de golpe, sin saborearla, como si fuera un licor. No se ria, es así. Compran diamantes como si fueran baratijas y bolsos de Louis Vuitton de diez en diez. Van a un concierto y se quedan dormidos: no quieren saber quién era Chopin. Les falta curiosidad, curiosidad e ideas propias. Cuando China se abrió y la gente empezó a hacer dinero, no sabía en qué gastárselo. Este país está demasiado poblado y la gente con educación es una minoría.

Pero la élite china estudia masters en el extranjero, ha recibido una formación muy específica, habla idiomas...
-Es cierto que muchas empresas estatales están dirigidas por gente muy preparada, pero comparativamente, en el universo empresarial chino, son una minoría.

http://www.valenciaplaza.com/bd/imagenes/imagen12626p.jpg

-¿Qué hay del empleado chino?
-La mayoría no tiene una actitud positiva ni proactiva. Si el jefe no está, se toman un descanso. Si un día están de mal humor, tratan peor a los clientes. No saben separar sus sentimientos del trabajo. Mucha gente no sabe diferenciar entre grupo y equipo. En nuestros cursos para empleados, les preguntamos qué elementos diferentes ven entre un equipo de la NBA, por ejemplo, y los turistas que viajan en grupo con una agencia. Y tienen que pensárselo durante un rato antes de contestar.

-¿Está segura de que los directivos y empleados extranjeros actúan de forma distinta?
-Los extranjeros saben diferenciar perfectamente entre el trabajo y la vida privada. Cuando trabajan, son serios, se entregan a fondo; cuando se toman vacaciones, las disfrutan e incluso puede que apaguen el móvil. A los chinos nos cuesta más trazar esa línea divisoria entre tiempo de trabajo y vida personal. Mezclamos mucho lo personal con lo laboral, y eso se nota en la dirección. Si un jefe se lleva mejor con alguien, le tratará mejor que al resto, claramente, como algo normal.

-¿Alguna cualidad del trabajador chino que no posea el occidental?
-La única cualidad de los chinos en el mundo de la empresa es su diligencia, que se basa en algo cultural, muy profundo, tiene que ver con nuestros 5.000 años de historia. Siempre decimos que ustedes, los occidentales, son vagos [sonríe]. Los chinos somos emprendedores, no tenemos miedo, aceptamos el riesgo y si algo sale mal, pasamos a otra cosa. Si observa a un empresario aquí, está trabajando todo el día. Si no es productivo no es porque no quiera, sino porque no sabe. Y nosotros podemos enseñarle.

-Su empresa tendrá entonces un nicho de mercado considerable...
-Es una industria naciente, como decimos aquí. Tan desorganizada que hay ventajas e inconvenientes. Por una parte, tenemos un margen de actuación muy grande, porque todo está por hacer. Por otra, no existen reglas ni parámetros de calidad, hay que forjarse una reputación y una imagen de la nada. Es lo mismo que ocurría con el sector tecnológico hace diez años.
 
-La imagen corporativa de su empresa es muy particular. No se ven logos, pero todo es de color violeta: las sillas, las cortinas, los uniformes de los profesores... ¿Qué idea quería transmitir?
-Elegancia y delicadeza, que para mí son cualidades que deben poseer tanto los empleados como los directivos. El violeta mezcla romanticismo y racionalidad. Tiene que ver con conciliar el trabajo y la vida privada, porque cuando se dirige una empresa no se puede ser demasiado sensible, pero tampoco se deben ignorar los impulsos... 


-También ha decorado la oficina con elementos budistas que se ven también en otras empresas chinas. ¿Por qué traer su religión al lugar de trabajo? ¿No es eso mezclar vida personal y profesional?
-Un refrán chino asegura que la existencia depende de la aceptación. Un amigo me regaló esta estatua de Tíbet. Me gusta poner música de mantras budistas, me relaja mientras trabajo. Los chinos no creen en nada, las religiones han sido ignoradas e incluso borradas por el comunismo y tenemos una crisis de fe que provoca muchos problemas en la sociedad...

-Tal y como habla parece usted más americana que china...
-Sí, tengo un estilo más americano, capitalista, es verdad, porque trabajar en compañías como Hewlett Packard me ha influido muchísimo.

-Habla del capitalismo pero ¿no hace distinciones? ¿sólo contempla el modelo americano? En Alemania, por ejemplo, existe el llamado capitalismo renano: hay un consejo de vigilancia en las grandes corporaciones, donde el 50% de los puestos lo ocupan representantes de los trabajadores... ¿Había oído hablar de esto?
-No, la verdad es que no me suena en absoluto. En las empresas chinas hay sindicatos, uniones de trabajadores, así que imagino que tendrán las mismas funciones que esos representantes de los trabajadores a los que usted se refiere en Alemania...

-¿Cómo describiría el modelo empresarial chino actual? ¿Capitalismo de Estado?
-En China coexisten básicamente dos modelos. Por un lado están las empresas estatales, que están totalmente controladas por el Gobierno, y por otro lado están las empresas privadas, que pertenecen en parte al Estado y en parte al capital privado... Pero creo que, sea cual sea el modelo, las empresas chinas deben mejorar y profesionalizarse, y eso pasa por que lo hagan sus trabajadores también.

-En fin, usted que les da clases ¿cuánto calcula que tardarán los directivos chinos en, como usted dice, profesionalizarse?
-Les queda un camino muy largo. Yo diría que unos veinte años, pero no estoy segura de que puedan conseguirlo en menos tiempo...

Fuente: http://www.valenciaplaza.com/ver/26801/-------Yang-Lu-En-China-se-dice-que-ustedes-los-occidentales-son-vagos--la-diligencia-es-nuestra-cualidad.html

Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos

  http://peliculas.labutaca.net/wp-content/uploads/2010/02/una-mujer-una-pistola-cartel.jpg

Este próximo noviembre, Zhang Yimou cumplirá sesenta años, y puso al cine chino en el mundo hace más de veinte con Sorgo rojo, que ganó el Oso de Oro en Berlín y que lo consagró a la cabeza de una nueva generación de directores de su país. Después llegaron Semilla de crisantemo, La linterna roja, Qiu Ju, una mujer china, ¡Vivir!, La joya de Shanghai, Ni uno menos, El camino a casa, Hero, La casa de las dagas voladoras, La maldición de la flor dorada y alguna más. Una obra excepcional, llena de aciertos y con un sello personal caracterizado por su interés político, humano y, desde luego, estético.

En algún momento, Zhang Yimou vio Sangre fácil, la primera película de los hermanos Coen –otros maestros en lo suyo– y quedó fascinado; durante muchos años maduró una idea y por fin se decidió a realizarla: una historia china basada en ese mismo argumento. No se trata de una revisión ni de un calco, al estilo de las versiones que el cine americano suele producir sobre éxitos anteriores, sino de una “inspiración” trasplantada a su propio lenguaje, a su cultura y su tradición.

Dice Zhang que la tragedia y el drama son universales y que cualquier obra de estos géneros puede comprenderse en todo el mundo, sea cual sea el lugar y la época en que fuera creada; pero con la comedia no sucede lo mismo: el humor es mucho más local y es posible que lo que en un país o en una zona resulte divertido, en otros la gracia pase totalmente desapercibida. Seguramente tiene razón, pero aún así se ha atrevido a tomar la historia de los Coen –un sombrío thriller sentimental salpicado de humor negro– y convertirla en una ópera bufa completamente china, una farsa casi musical –su ritmo es su banda sonora– en la que los elementos teatrales se combinan con su espectacular sentido cinematográfico.

El argumento se desarrolla en una vieja posada en mitad de un paisaje lunar. La trama es la misma que en el original: el eterno conflicto entre el marido burlado, la esposa casquivana y el amante; aquí éste es un tontaina pusilánime, elegido sólo por el ansia de venganza de una mujer maltratada… y porque no había otro más a mano. El elenco se completa con una pareja de criados –personajes cómicos equivalentes al “gracioso” de nuestro Siglo de Oro– y, claro, el detective, encargado por el marido de dar un escarmiento a los traidores. El marido es cruel, brutal y avaricioso, y el detective es astuto, malvado y todavía más codicioso. Puede matar fácilmente a los amantes, pero quizá prefiera esperar a ver cuánto dinero puede sacar del asunto.

A estas alturas, la experiencia y el talento de Zhang no encuentran ningún obstáculo para contar esta historia. Convertida, como digo, en una farsa –casi surrealista–, el director retrata la posada con grandes angulares, para darle aún mayor aspecto de escenario teatral, pero los combina con espectaculares exteriores, en unos campos infinitos, rojos de día y azules de noche, bajo unos cielos surcados de nubes velocísimas, de lunas que parecen faros, de luces y sombras como amenazas: unos auténticos protagonistas del relato. Y por supuesto, hay soldados a caballo, de lanzas y armaduras relucientes, detalles riquísimos en primeros planos fulgurantes: la marca del genio.

La misma firma que se revela en los momentos más brillantes de una película que los tiene a docenas: la secuencia inicial con el descacharrante vendedor de armas; la elaboración, casi mágica y a ritmo sinfónico, de la sopa de tallarines; o el final trepidante, lleno de violencia pero también repleto de ingenio y sentido del humor. A lo mejor hay que ser chino para entender y disfrutar toda esta armonía de sensaciones, sonidos y colores; pero yo creo que no; y que, aunque Zhang se lo piense, el humor y los conflictos humanos son universales e intemporales. La “Commedia dell’Arte” ya representaba este mismo argumento. Y Lope; y Moliére; y Buñuel, y el cine italiano, y el francés y el americano: los Coen, con su estilo; Zhang Yimou con el suyo: esa maravilla de ritmo, luz, color y sentido plástico absolutamente inimitable.

Fuente: http://www.elreservado.es/news/view/256-cartelera-cine-portada/1258-una-mujer-una-pistola-y-una-tienda-de-fideos-chinos

«Te enriquece y llena plenamente»

Aitor Uriarte y Julia Vuelta han traído a cuatro niños en quince años 

El 19 de octubre de 1995 era sábado. Aitor Uriarte y Julia Vuelta optaron por quedarse en casa. Encendieron la televisión y vieron un sobrecogedor reportaje sobre 'Las habitaciones de la muerte en China'. Lo decidieron casi de inmediato y pasado un año, se estrenaban como padres. Hace tan sólo cuatro meses, esta pareja adoptaba a su cuarto hijo. Es Senait, una niña etíope de 5 años, que llega a esta familia vitoriana después de Nahia Yuanhua que tiene 13, Itsaso Xiujuan de 11 y de Bingen Minjun de 7 años. «Adoptar engancha, te enriquece y llena plenamente», comentan estos padres convencidos. 
 
Nahia llegó a Vitoria con nueve meses de edad y enseguida tuvo una hermanita, Itsaso. Esta solicitud de adopción tardó medio año. «Cuando vino, tenía 13 meses», recuerda Julia. Y parecido tiempo de espera pasó con el niño, Bingen Minjun, también chino y que fue adoptado a los 20 meses. En todos los viajes a China, la familia entera iba a recoger al nuevo hermanito o hermanita. 
 
El caso de Senait fue diferente. «En parte, fue una motivación de rebeldía. ¿Por qué no una niña o niño negro?», pensaron. En Etiopía, por entonces, los trámites eran bastante claros y el plazo de espera era aceptable. Sin embargo, la asignación no llegaba y en más de una ocasión «estuvimos a punto de tirar la toalla porque te das cuenta de que nosotros también cumplimos años y con tres niños, a veces, me sentía muy agobiada», explica Julia. A pesar de ello, hace cuatro meses Senait conocía a su nueva familia. 
 
En principio, Aitor y Julia aseguran que no habrá nuevas adopciones. «Con 49 y 46 años, ya somos mayores. Si fuéramos más jóvenes, igual sí; pero el problema es el dinero», cuentan para a renglón seguido reconocer que si supieran que Senait tiene un hermano en algún orfanato, «nos lo traeríamos ya». 
 
Llevan bien el día a día. «Con el tercero se nota el cambio. Con el cuarto, ya no. Pero de lo que se trata es de tener buena organización para cuadrar todo. Y luego, tenemos la ayuda impagable de mis padres», comenta Aitor. 
 
Búsqueda de orígenes 
 
Son conscientes de que los niños adoptados vienen con una mochila muy especial. La búsqueda de los orígenes a una determinada edad es un factor que suele aparecer. No les preocupa. «Aunque seamos sus padres, en otro sitio tienen unos orígenes y una familia biológica que también tiene derecho a conocer».
Echando la mirada atrás, Aitor ve cambios en este mundo de las adopciones. «Antes, la motivación general era más solidaria: voy a recoger unos niños que están en mala situación y les voy a dar un bienestar. Sin embargo, últimamente veo lo contrario: tengo la necesidad de un niño y hago una elección a la carta. Hay cantidad de niños de 5 y 6 años que no les quiere nadie. Y eso nos da mucha rabia».
 

 

Mi Tesis Preescolar - Motivación Liderazgo y Coaching con Sabiduría de Niño

Esta es la letra de la canción "Mi Tesis Preescolar":

Buenos días me presento,
Licenciado en arenero
Cinco años de experiencia,
En plazas del mundo entero.

En este acto tan solemne,
Con tanto mamá y papá.
Voy a compartir la tesis,
De mi estudio preescolar.

Les sugiero tomen nota,
De lo que voy a decir,
Que entre baldes y palitas,
Puede aprenderse a vivir.

He jugado muchos juegos
Y he llegado a comprender
Que gana el que se divierte
Y está dispuesto a perder.

He aprendido de la hamaca,
Que todo vuelve después.
Viene con la misma fuerza,
Con la que yo lo empujé.

La cuestión del sube y baja
Es importante también.
Pasaré ahora a explicarla
Para que se entienda bien.

Alto y bajo es relativo,
Al momento y al lugar.
No es más valioso el de arriba,
No es despreciable bajar.

Siempre habrá alguno más alto
Y alguien más bajo quizás
Pero el que compara sufre,
Y no puede disfrutar.

No es sano vivir midiendo,
Quien tiene menos o más,
No te hacen grande tus cosas,
Te hace grande lo que das.

(Por eso digo en mi tesis)
El mundo es un arenero
Los juguetes vienen y van
Y lo único que queda es la amistad
No dejen que me confunda.
No es sólo importante llegar.
Lo que importa es ir cantando al caminar.

En lugar de andar peleando,
Es preferible escuchar,
Para qué quiere el juguete el otro,
Y llegar a un ganar-ganar.

Para hacer un gran castillo,
El más grande que puedas soñar.
Asegúrate que otros puedan,
Su granito de arena sumar.

No persigas las palomas,
Porque se van a asustar.
Comprendé qué es lo que aman.
Y vendrán a tu lugar.

El mundo es un arenero
Los juguetes vienen y van
Y lo único que queda es la amistad
No dejen que me confunda.
No es sólo importante llegar.
Lo que importa es ir cantando al caminar.

El mundo es un arenero
Los juguetes vienen y van
Y lo único que queda es la amistad
Perdón, casi son las cinco
Y no me puedo extender más.
Me contratan presidentes y papás.
Para aprender a jugar.

Letra y Música: Guillermo Echevarría

20 de Noviembre Día Mundial de los Derechos del Niño.

"Propongo agregar éste derecho: ¡Los niños tienen derecho a enseñarnos las cosas más importantes de la vida!" Guillermo Echevarría

viernes, 27 de mayo de 2011

Para ese ángel que se marchó al cielo...

Hoy quiero tener un pensamiento para el pequeño Gonzalo Min que se marchó con los ángeles hace unos días. Tuvo la suerte de tener unos papás aunque por poco tiempo, se fue seguro que feliz porque ya tenía un papá y una mamá que le querían incondicionalmente y estoy segura de que él lo sabía.

Es muy triste tener que anunciar este tipo de noticias. Siento un nudo en la garganta y miro a mi hijo y pienso que a todos nos puede pasar un día, pienso en esos padres valientes que dieron tanto y recibieron tanto de este niño porque ellos nos dan mucho más de lo que nosotros podemos ofrecerles.

Papá y mamá de Gonzalo, habéis tenido la suerte de conocerle, de compartir con él esos momentos únicos aunque hayan sido cortos. Que Dios lo tenga en su seno y seguro que desde arriba, todavía nos dará a TODOS lecciones de vida y de valor.


Para tí, mi vida, que te fuiste antes de aprender a vivir pero que conociste la felicidad a pesar de todo, felicidad que te aportaron tus padres, tus hermanas y todos los que te querían. No te fuiste solo y nunca más estarás solo. Siempre estarás en nuestros corazones y jamás te olvidaremos. Descansa en paz, te lo mereces más que nadie...

ENLACE AL BLOG DE SUS PAPÁS : http://www.arturoyrosa.blogspot.com/

El milagro de las siamesas chinas


http://utils.lainformacion.com/images/IMGS_CMS/xinxin-y-qiaoqiao-comparten-un-corazon-y-medio-y-aunque-sus-cuerpos-estan-unidos-cada-una-tiene-su-medula/2011_5_23_PHOTO-dd3c60317c8165b826fd8c510ee8befa-1306158923-77.jpg?type=border&width=645&height=421.3567839196&mtime=1306158959
















Se cree que la orden de salvarlas viene de las altas instancias del Gobierno chino. Al estar ingresadas en un hospital militar, poco se sabe sobre estas niñas que nacieron unidas por el cuerpo y comparten un corazón y medio. Aunque su situación es muy delicada, Xinxin y Qiaoqiao ya respiran por sí mismas.


En un pasillo del hospital universitario militar Xinqiao, Liao Guojun se pasa los días deambulando y durmiendo en camas prestadas a la espera de noticias. Sus hijas están a unos metros de distancia, detrás de una puerta cerrada con llave al final del pasillo, pero las ve muy poco.


Las hijas de Liao, siamesas nacidas el 5 de mayo, descansan detrás de la puerta de la unidad de cuidados intensivos de neonatos del hospital. Las ventanas de la habitación han sido cubiertas con papel, para evitar la mirada de los curiosos que quieren ver a estos populares bebés chinos.

Las gemelas, que tienen dos cabezas pero comparten un sólo cuerpo, están aisladas no sólo de los curiosos, sino también de sus padres y familiares.

Su padre las puede ver unos minutos cada día, pero no las puede tocar. Su madre está a más de dos horas de distancia, recuperándose en el hospital donde tuvo el parto. Los parientes (abuelos, tías…) que han acudido a Xinqiao han visto a las niñas tan rápidamente que apenas pueden describirlas.

“No nos dan tiempo suficiente, todo es demasiado rápido. Cada día sólo tengo dos o tres minutos para ver a los bebés”, se lamenta Liao. “Sólo puedo entrar un momento, echar un vistazo, y ya está. Están detrás de cristales, aisladas del exterior. Sólo puedo verlas, pero no tocarlas”.

No está claro todavía por qué un hospital militar se ha hecho cargo de las gemelas, cubriendo sus gastos médicos y tomando todas las decisiones sobre cómo mantenerlas con vida. Los rumores que circulan por la sala de espera apuntan a que la orden de salvar a los bebés ha llegado desde las más altas instancias del gobierno de Chongqing, algunos dicen que incluso desde el propio secretario del Partido Comunista, Bo Xilai.

Pero esos rumores son imposibles de confirmar. El hospital no hace declaraciones a los medios extranjeros, y tan sólo ha concedido cortas entrevistas a periodistas chinos para dar los datos más básicos: que los bebés comparten un corazón y medio y dos médulas. Los médicos trabajan para determinar el tamaño y el estado de sus órganos, pero las niñas no podrán ser separadas sin poner en peligro la vida de una o de las dos. Su probabilidad de supervivencia es quizás de una entre cinco.

Por su parte, el padre de las siamesas no parece muy frustrado por su falta de acceso e información. El y su mujer, en gratitud por los cuidados recibidos por las niñas, las han llamado Xinxin y Qiaoqiao, en honor al hospital. Sin los cuidados médicos gratuitos y los consejos que les están dando, dicen que no sabrían qué hacer.

La pareja debería de estar celebrando el nacimiento de su primer hijo. Liang, de 29 años, y su mujer Bao Qiaoying, de 25, proceden de pequeñas ciudades agrícolas separadas por cientos de kilómetros. Se conocieron cuando trabajaban en fábricas cercanas en la provincia de Guangdong, él en una industria textil y ella en una rotativa.

En octubre, tras enterarse de que ella estaba embarazada, se casaron. Hace varias semanas regresaron a la ciudad natal de él, en la provincia de Sichuan, para vivir allí el parto.

Todo iba bien hasta que la pareja acudió a hacer un tercer ultrasonido antes del parto. Fue entonces cuando los médicos les dijeron que los bebés tenían dos cabezas y un sólo cuerpo. La pareja se quedó devastada. A partir de aquí la historia no está clara.

En el hospital local de Suining dijeron a la prensa china que la pareja pidió un aborto, pero que como ella comenzó a dilatar la operación no se pudo realizar. El padre de las niñas niega en cambio que hubiesen contemplado siquiera la posibilidad de un aborto, algo que es común y barato en China debido a su política de hijo único.

En cualquier caso, las gemelas nacieron vivas y ahora siguen creciendo.

Liao explica que ya pueden respirar parcialmente por si solas, sin oxígeno. No está claro aún cuál es el diagnóstico a largo plazo. Aunque sean capaces de superar sus desafíos físicos, la sociedad china suele apartar a niños y adultos con problemas mucho menos graves.

Un hombre y su mujer observan discretamente el circo mediático en torno a la familia de las gemelas y se dirigen a los periodistas para pedirles ayuda. Hace casi tres semanas, su vecino encontró un bebé de un mes abandonado en la escalera de su edificio de apartamentos. La pareja decidió que quería adoptar a esa niña, y comenzaron el proceso haciéndole un chequeo médico (la policía confirma estos datos). Entonces supieron que el bebé, que comparte habitación con las siamesas, morirá si no le hacen una operación de corazón.

El hospital no se ha hecho cargo de los gastos de este bebé, aunque el diagnóstico para este tipo de pacientes es bueno tras la operación. Pero no deja de ser uno de los miles de niñas que abandonan anualmente en China. El hospital la mantiene en cuidados intensivos, pero ya ha dicho a sus padres potenciales que tienen que pagar más de 7.000 euros para que hagan la operación. La pareja no tiene recursos suficientes, pero se han propuesto pedir el dinero donde haga falta para salvarlo.

Fuente: http://noticias.lainformacion.com/mundo/el-milagro-de-las-siamesas-chinas_ISLT0cNAYzqosUwhQZ1GK/

jueves, 26 de mayo de 2011

La nueva revolución china


La nueva revolución china   












La nueva revolución china - Foto: Cristina Bejarano



En España viven más de 166.000 chinos, lo que les convierte en una de las poblaciones inmigrantes más numerosas del país. La afluencia a la península comenzó en los años 70, lo que explica en gran medida su elevado número.




Los chinos de primera generación apostaron por abrir pequeños comercios como tiendas de alimentación y locales dedicados a la hostelería. Sin embargo, sus hijos, más asentados e integrados en la sociedad española, optan otros caminos. Es el caso de Yishu Wu. Llegó a España con diez años y ahora, a sus 26 primaveras, recuerda que su adaptación fue rápida: «los niños pequeños no suelen tener muchos problemas porque son esponjas y tienen mucha agilidad mental que les permiten integrarse con soltura», admite.


Yishu Wu se ha empapado de nuestra cultura, lo que equivale a tener un pensamiento más europeo que el resto de compatriotas. «Hemos crecido aquí y nuestra mentalidad es distinta a la de nuestros padres. Estamos más abiertos a los cambios», comenta. A pesar de ello, confiesa que mantiene algunos valores tradicionales de China como el respeto a los padres y la ayuda a la familia.

Vocación emprendedora

Sus padres montaron un restaurante en el que echa una mano por las noches. «Los chinos tenemos vocación emprendedora, por eso montamos negocios», argumenta. Y es que, como explica el sociólogo Carlos Prats, «en la cultura china el trabajo es algo sagrado, su vida se basa en él porque lo consideran una virtud». Licenciado en Derecho, Yishu Wu está estudiando Empresariales, dos carreras fundamentales y complementarias para sus planes de futuro. «Quiero ejercer de abogado. Saber chino te abre el mercado porque no hay muchos letrados aquí que sean chinos», sentencia.

La que sí ejerce ya la abogacía es Xuan Wu, que se decantó por esa carrera para entender la jerga jurídica que tantas veces había tenido que traducir a sus padres: «Cuando estaba en el instituto mis padres me traían a mí los papeles del Ayuntamiento y del juzgado para que se lo tradujese, pero no entendía nada». Xuan, de 24 años, suma ya dos décadas en España. Trabaja para Uría Menéndez, que acaba de ser galardonada con el premio al mejor despacho de abogados del año en España. Su integración en la cultura y sociedad española es total.

Quizá por eso no piensa volver a su país natal como lo están haciendo numerosos chinos de segunda generación, alentados por el «boom» económico y comercial que ha experimentado el gigante asiático. «Mi vida está aquí», afirma con rotundidad, aunque deja la puerta abierta a una hipotética vuelta a su país, por exigencias laborales: «Sólo me planteo ir con la empresa».

Xuan, aunque española de adopción, no olvida sus raíces. Cada vez que hace mención a sus padres, la invade un gran respeto y admiración. Para ella, una de las razones que explican la fama de trabajadores de los chinos es que buscan el mayor bienestar de sus hijos: «Nuestros padres vinieron para que vivamos bien. Por eso son muy insistentes en que estudiemos».

Más competitivos

La historia de Yishu Shun es bastante distinta, pues apenas lleva dos años y medio en España y su idea es regresar. ¿Por qué está aquí? Se hizo con una beca en una de las principales empresas de telecomunicaciones asiáticas a nivel mundial. Y aunque afirma sentirse cómoda entre nosotros, sí detalla importantes diferencias entre la juventud española y la china: «La cultura de aquí es mucho más alegre y hay más libertad». Sin embargo, la principal similitud que encuentra es que «los jóvenes en España sólo piensan en disfrutar el día a día, en cambio nosotros, los chinos, somos más precavidos». Además, coincide en la importancia que dan a la preparación académica a todos los niveles. «En China hay una gran competencia, por eso la preparación es fundamental», concluye.

Xuan Wu (24 años), abogada

El hecho de no entender los textos jurídicos cuando su padre se los entregaba de pequeña para que se los tradujese, la llevó a estudiar Derecho. Ahora trabaja en la firma Uría Menéndez, una de las más importantes de España y que acaba de ser galardonada con el premio al mejor despacho de abogados. Xuan no tiene intención de volver a su país natal, salvo por motivos laborales.

Yishu Wu (26 años), Licenciado en Derecho

Es el fiel reflejo del joven chino de la segunda generación de inmigrantes. Sus padres, que regentan un restaurante, insistieron en que apostara por una formación sólida. De ahí que esté manos a la obra para sacarse una segunda carrera: Empresariales.

Yishu Shun (27 años), filóloga

Es licenciada en Filología Hispánica e Inglesa. Tras recorrerse varios países ha desembarcado en España para perfeccionar su español. Tiene una beca en Huawei, una multinacional china de telecomunicaciones que tiene una filial en Madrid.

Fuente: http://www.larazon.es/noticia/5628-la-nueva-revolucion-china

Del mandarín a la acupuntura

La creación del Centro Confucio en la ULPGC abre a la sociedad canaria la oportunidad de aprender la lengua del país asiático y sumergirse en su cultura a través de actividades como medicina tradicional o los masajes


Interior de la sede del Centro Confucio de la ULPGC en el edificio de La Granja. i SERGIO RODRÍGUEZ/ULPGC















MARÍA JESÚS HERNÁNDEZ El Centro Confucio de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria nace en el año del Conejo, un signo que en la astrología china representa el emblema de la longevidad y simboliza la gracia, los buenos modales, el consejo sano, la bondad y la sensibilidad. Bajo tan buenos augurios, la Universidad de Las Palmas ha querido abrir al conjunto de la sociedad canaria un amplio abanico de ofertas que van desde la enseñanza de la lengua china mandarín hasta la medicina tradicional o el taichí.

"Tenemos la obligación de acercar el Centro Confucio a toda la sociedad canaria", afirmó María Teresa Cáceres, codirectora junto a Ren Xianzhong del Centro promovido por el Vicerrectorado de Relaciones Internacionales e Institucionales de la ULPGC que dirige Rosario Berriel.

Hasta ahora, la enseñanza del chino en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria se ha desarrollado dentro de la comunidad universitaria exclusivamente. Este año se han impartido cinco cursos de Lengua y Cultura china en diferentes niveles a un total de 200 alumnos.

Sin embargo, el importante crecimiento económico de China ha despertado el interés de muchos sectores sociales por dominar esta lengua para aspirar a nuevas oportunidades de empleo o negocios, por lo que se prevé duplicar el próximo curso las matrículas.

"Saber inglés ya no marca la diferencia, el chino es lo que te va a diferenciar y existe un nicho de mercado importante en este campo. Confucio es un proyecto muy amplio, con muchas dimensiones, y eso atrae todo tipo de demandas", indicó la directora del Aula.

En esta línea, Cáceres apuntó que no existe un único perfil de alumno del Centro Confucio, "estamos recibiendo solicitudes de profesores de Formación Profesional, del sector de la Ingeniería o la Arquitectura que quieren acceder al mercado chino, o incluso de alumnos de Primaria o Secundaria cuyos padres quieren que aprendan este idioma".

A esta larga lista de perfiles se une el de los turoperadores, dispuestos también a dar el salto hacia el mercado turístico chino según avanzó la directora del Centro de la ULPGC.

Asimismo, se prevé para el próximo curso 2011-12 comenzar a impartir el título de posgrado de Experto Universitario en Traducción Chino-Español e Interculturalidad de Asia Oriental.

Otra de las vertientes del centro será organizar actividades específicas a demanda de la sociedad canaria, como jornadas o seminarios para centros educativos, ONG, ayuntamientos... "Posiblemente comenzaremos a impartir un curso de acupuntura y masaje en septiembre, y de caligrafía", afirmó el segundo de los directores del Centro, Ren Xianzhong. "También queremos incorporar otras opciones, como cursos sobre literatura china, tradición china... y promover actos lúdicos como películas, exposición de fotografías...".

También se extenderá la enseñanza de la lengua china a la población infantil. "Pienso que pueden ser cursos de 24 plazas como máximo, para garantizar la calidad de los mismos. Aún no hemos concretado los límites de edad, pero pensamos que podrían ser a partir de diez o doce años hasta los 16", apuntó Xianzhong. Esta propuesta está dirigida fundamentalmente a niños chinos "que no deberían olvidar el idioma de sus antepasados", aunque "si hay suficiente demanda se abrirá otro curso para niños canarios.

Fuente: http://www.laprovincia.es/sociedad/2011/05/20/mandarin-acupuntura/373929.html

China designa a León como la quinta sede del Instituto Confucio en España

El rector realiza hoy el anuncio oficial de un centro al que optaban 12 universidades




La delegación de Xiantang, clave en la negociación, en su visita a León el mes de marzo.

ramiro
 
Se acabó el misterio. Después de un año de espera, el gobierno de China ha comunicado oficialmente a la Universidad de León que es la elegida para albergar la quinta sede del Instituto Confucio en España, después de las de Madrid, Barcelona, Valencia y Granada.


El rector de la Universidad de León, José Ángel Hermida, expondrá los pormenores del acuerdo en el transcurso de la reunión que celebrará el Consejo de Gobierno, que deberá dar su aprobación. Por la tarde, el responsable académico realizará el anuncio oficial sobre la concesión en El Albéitar.

Así, el Consejo dará el visto bueno al acuerdo marco de colaboración entre el Ministerio de Cultura de China y la Universidad de León. Será el primer paso para la ubicación del Instituto Confucio. Después, se firmará otro acuerdo, previsiblemente tras el verano en el aquel país, entre las universidades de Xiantang (China), que ejercerá de coordinadora del proyecto, y la de León, de modo que el centro deberá abrirse el uno de octubre, coincidiendo con el inicio del curso académico. Para entonces está prevista la inauguración oficial con la asistencia de numerosas autoridades de ambos países.

De momento, el Instituto Confucio abrirá sus puertas en la primera planta Centro de Idiomas de la ULE, tras unas obras de acondicionamiento que se realizarán durante el verano. Mientras tanto, la institución académica leonesa negociará con el nuevo equipo de gobierno del Ayuntamiento de León la cesión de la parcela en La Palomera, ya comprometida por el PSOE. La ULE confía que este compromiso sea ratificado por los populares puesto que será el gobierno chino quien financie íntegramente las obras del nuevo edificio.

El Instituto Confucio de León es el último que abrirá China en todo el mundo y forma parte de los veinte que se han aprobado este año, entre los que están Chicago, Baku (Azerbayan), Gales (Reino Unido) y Estocolmo. De hecho, León será la ciudad más pequeña del mundo que tendrá un centro de difusión de la lengua y cultura chinas.

Además, otras once universidades de España, entre ellas las de Oviedo, Santiago de Compostela o la Complutense de Madrid, optaban a albergar el Instituto Confucio que servirá para canalizar la educación y la cultura chinas pero también para ampliar las relaciones empresariales.

Hasta el momento, gracias al convenio entre la ULE y Xiantang alrededor de cuarenta jóvenes chinos estudian dos años en la Facultad de Económicas logrando así graduarse al mismo tiempo por la Universidad de León y la de Xiantang. Unos títulos de validez internacional que podrían extenderse a otras titulaciones, de la rama de las ingenierías con la implantación del Instituto Confucio.

Fuente: http://www.diariodeleon.es/noticias/noticia.asp?pkid=608554

A lo mejor también le interesa:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...