lunes, 2 de abril de 2012

¿Por qué no tiene amigos en el cole?

La tímidez no es la única causa que impide a los pequeños relacionarse. Es fundamental detectar los motivos para tratar el problema

¿Por qué no tiene amigos en el cole?


ABC


Para cualquier padre supone una gran inquietud observar cómo su hijo tiene dificultades para relacionarse, no juega con otros niños, se siente incómodo con ellos y, finalmente, se aísla. Les angustia no tanto lo que sucede, sino desconocer la causa. Necesitan saber la razón por la que su hijo reacciona así para poder tomar medidas y aplicar soluciones. ¿Se trata de timidez o hay algún problema más?
Sergi Banús, psicólogo infantil y director del gabinete Psicodiagnosis, explica que el niño tímido viene marcado genéticamente y «es aquel que tiene facilidad para desarrollar miedos, fobias... y entiende las relaciones sociales, pero le superan por su inseguridad. Juega solo o en grupos de dos o tres niños también tímidos».
La timidez no es una enfermedad, sino una característica de nuestra personalidad. «Ya en la guardería se puede observar a niños que prefieren estar solos -apunta Ángel Villaseñor, psicólogo y coordinador del Hospital de Día de Trastornos de la edad escolar del Hospital Niño Jesús- a los que conviene observar para ver su evolución, pero sin perder de vista el entorno familiar en el que viven y que puede ser el desencadenante».
Puede ocurrir que no se trate de timidez, sino de tristeza. «Sería el caso de aquellos niños que antes jugaban pero a los que, alguna circunstancia -sufrir un accidente, la pérdida de un familiar, la separación de los padres, el nacimiento de un hermano...- les hace estar apáticos, tristes y no relacionarse adecuadamente», explica Sergi Banús.
También existen otros factores externos al niño que pueden marcar el tipo de relaciones sociales en el colegio. Por un lado, su nivel cultural e inteligencia, porque los más listos tienden al liderazgo y a rodearse de otros niños, mientras que los menos listos o con con algún tipo de discapacidad son susceptibles de quedarse al margen e, incluso, de ser objeto de burla. «Laprocedencia también es importante, puesto que en muchos colegios se juntan niños chinos, españoles, ucranianos... y cada cultura lleva su código y estilo de relación social y educativo», añade Villaseñor.

Casos clínicos

«Es importante que, en cualquiera de los casos expuestos, los padres estén atentos al comportamiento de su hijo para poder ayudarle en consecuencia. Normalmente, estos niños no sacan buenas notas y se tiende a pensar que es porque no están atentos, son vagos... lo que lleva en muchas ocasiones a reprimendas y castigos. Actuando así no se soluciona el problema, se agrava, porque las malas calificaciones son una consecuencia y no la causa».
Existen otros motivos que afectan a las relaciones sociales en la infancia. Esta vez son clínicos. Es el caso de los niños TDAH, con trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Estos niños primero actúan y luego piensan, por lo que pueden dar un tortazo a otro amigo y luego darse cuenta de que está mal, de manera que las relaciones sociales se deterioran bastante porque son apartados sistemáticamente. «Son niños buenos -aclara Sergi Banús-, pero con dificultades por su impulsividad. Sufren mucho porque quieren relacionarse, pero se encuentran con muchos problemas para ello».
Otro caso clínico es el de los niños deprimidos. La tristeza es tan elevada que les incapacita para llevar su vida normal. «Hasta hace poco era negada la depresión en la infancia, pero hay pequeños que sufren de ansiedad y desarrollan fobias, como la escolar, lo que les impide estar con otros pequeños», apunta Banús.
Un colectivo que desarrolla grandes dificultades para relacionarse es el de los niños con algún tipo de trastorno de vinculación, es decir, niños adoptados, maltratados o que están o han pasado por centros de acogida. En estos casos, sus emociones están alteradas, pasan con facilidad del llanto a la risa y son grandes agresores emocionales. En el entorno escolar pueden defender a un niño y a los pocos minutos meterse con él. Conductas como estas son las que hacen que sean apartados de los demás.
Mención especial también merecen los niños TEA (trastorno del espectro autista), que conservan todas sus capacidades cognitivas y saben leer, hablar.... pero les falla la inteligencia emocional. Entienden las palabras, pero no el código paralingüístico; es decir, no interpretan el mensaje, no saben si una frase supone una broma o un insulto. «Además, dicen lo que piensan, sin atender a convencionalismos sociales, y pasan por maleducados y nadie quiere estar a su lado. Ellos sufren mucho porque no entienden por qué otros niños no se relacionan con ellos. En cada escuela española hay entre uno y dos casos de niños con este problema», concluye Banús.

Lo que hay que hacer

A lo mejor también le interesa:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...