viernes, 18 de enero de 2013

China impulsa la educación de niños inmigrantes

Las autoridades del distrito de Chaoyang planean cerrar dieciocho escuelas privadas.


Una niña levanta la mano para pedir ayuda en una oficina de la junta de vecinos de la comunidad Anhuili, en Pekín. La junta de vecinos reserva una de sus oficinas para cuando los hijos de trabajadores inmigrantes salen de la escuela. En esta oficina, unos voluntarios se hacen cargo de los niños por la tarde hasta que regresan sus padres. [Xue Jun para China Daily]


Pekín, 14/01/2013--Las autoridades educativas del distrito de Chaoyang en Pekín planean cerrar escuelas privadas a las que asisten hijos de trabajadores inmigrantes para asegurar que los hijos reciban una mejor educación.

"La política garantizará a los hijos de trabajadores inmigrantes una plaza en escuelas públicas", dijo Liu Libin, director adjunto de la Comisión de Educación del distrito, a la Televisión Central China.


"Cumpliendo con la normativa estamos garantizando que todos los estudiantes tengan acceso a escuelas públicas, la situación práctica", dijo.


La Comisión planea cerrar las 18 escuelas que albergan a los niños de los trabajadores inmigrantes en los próximos dos años, según la Radio Nacional de China.


Desde 2006, las autoridades educativas de la capital han presionado a las escuelas para hijos de trabajadores inmigrantes. Hasta el momento se han cerrado todas aquellas que no cumplían con la normativa establecida por el gobierno.


A la vez que ha aumentado el número de trabajadores inmigrantes que llegan a las grandes ciudades desde la década de los 90, ha crecido también el número de escuelas privadas para estos niños, ya que las escuelas públicas no admiten a niños que no tengan un hukou o registro de residencia de la zona.


Sin embargo, algunas de las escuelas son inseguras o no son adecuadas para la educación.


En los últimos seis años, el número de escuelas para hijos de trabajadores inmigrantes ha disminuido de 135 escuelas con más de 50.000 estudiantes a 25 escuelas con unos 11.000 estudiantes.


Tang Xiongfang, de 38 años, un trabajador inmigrante de la provincia de Hunan que ahora trabaja en Pekín, dijo que dos de sus tres hijos están estudiando en Tongxin Shiyan, una escuela no gubernamental en el distrito de Chaoyang.


Tang dijo que le entristece saber que las escuelas para hijos de inmigrantes cerrarán.


"Mi hija tiene 15 años y se ha graduado en una de esas escuelas, y mis otros dos hijos están estudiando. En la escuela les enseñaron mucho, y veo que son muy felices estudiando allí".


A Tang le preocupa que sus hijos tengan problemas de adaptación si los trasladan a una escuela pública, donde el ambiente y los compañeros son completamente extraños a lo que están acostumbrados.


Para matricula a un niño en una escuela pública, los trabajadores inmigrantes deben presentar una serie de certificados, tales como un permiso de residencia temporal y un certificado de trabajo, que puede ser difícil de conseguir.


Tang Siping, director de la escuela Zhenxing, en el distrito pekinés de Haidian, dijo que las autoridades educativas del distrito están haciendo todo que lo posible para ayudar a los niños de los trabajadores inmigrantes.


Aunque las autoridades proporcionan ayuda financiera a los colegios autorizados, Tang dijo que no es suficiente.


"El subsidio del gobierno sólo cubre los gastos del colegio, pero no incluye los gastos de material escolar" dijo Tang.

La escuela tiene más de 50 maestros. El total de los salarios supone un gasto de 100.000 yuanes (16.000 dólares) al mes, y la escuela no ha podido pagar el seguro social de los maestros hasta este año, gracias a la donación de una fundación.


"El dinero alcanza para pagar el seguro social de los profesores para los próximos tres años, pero después de eso, no se de dónde sacaremos el dinero".


A lo mejor también le interesa:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...