domingo, 11 de julio de 2010

Una imagen de la Santina en Pekín

A miles de kilómetros de Asturias, la Virgen de Covadonga preside el altar de una catedral en la capital china

http://www.abc.es/Media/201007/11/OBJ305648_1--644x380--644x380.JPG
PABLO M. DÍEZ / Ignacio Bethencourt y la hermana Ángela Teresa junto a la Virgen de Covadonga.

La Virgen de Covadonga no solo se encuentra en su cueva santuario de Asturias, sino también a miles de kilómetros de distancia en China. Concretamente, en la Catedral del Sur de Pekín, donde una imagen de la Santina, como es popularmente conocida, preside su segundo altar desde 1998.

Hasta aquí llegó gracias al empeño del Centro Asturiano, que en aquella época hacía de segunda patria al puñado de españoles que vivían en Pekín. «La idea partió de mi hermano Tito y el mecenazgo corrió a cargo de Alsa, que compró una imagen de la Virgen de Covadonga y la llevó al Obispado de Oviedo para que fuera bendecida en diciembre de 1997», explica a ABC Ignacio Bethencourt, presidente del Centro Asturiano y jefe de operaciones en China de la famosa compañía española de autobuses.

Este veterano expatriado, que llegó a Pekín en 1994 y se ha recorrido buena parte del país buscando nuevas líneas para Alsa, recuerda los meses de arduas negociaciones con las autoridades chinas para permitir la colocación de la Virgen en la catedral. En aquel momento, China no estaba tan abierta al mundo como ahora y el régimen contemplaba con recelos cualquier movimiento religioso, hasta el punto de que aún hoy sigue controlando los distintos cultos.

Pero, finalmente, las gestiones llegaron a buen puerto y la colocación de la imagen tuvo lugar el 27 de junio de 1998 en una ceremonia presidida por el entonces embajador español, Juan Leña. «Desde aquel día, siempre se ha dicho misa en esta capilla y hay bastantes fieles, chinos y españoles, que vienen a verla porque saben que la Virgen protege a todos los hombres», señala la hermana Ángela Teresa, el nombre cristiano que utiliza la monja china Ying Mulan, quien lleva treinta años en esta diócesis.

Ubicada en el número 114 de la calle Xidajie, al oeste de la plaza de Tiananmen, la Catedral de la Inmaculada Concepción fue la primera iglesia católica que se construyó en Pekín. El edificio original fue levantado en 1605 por el jesuita italiano Mateo Ricci, uno de los pioneros en la evangelización de China que consiguió el permiso del emperador Wanli, de la dinastía Ming, para colocar una cruz sobre una pequeña capilla.

En 1650, el jesuita alemán Johann Adam Schall von Bell amplió la iglesia gracias a las buenas relaciones con el emperador Shunzhi de la dinastía Qing, quien ofreció doblones de oro para financiar las obras y visitó el templo hasta en 24 ocasiones.

Pero el actual estilo barroco de la Catedral del Sur de Pekín data de 1904, ya que el edificio original fue reducido a cenizas durante la Revolución de los Boxer cuatro años antes. Tras una vida azarosa durante la época comunista, sobre todo en la «Revolución Cultural» (1966-76), el obispo Michael Fu Tieshan fue consagrado en la catedral el 21 de diciembre de 1979, un hito para la iglesia católica que intentaba abrirse camino en la nueva China que, liderada por el reformista Deng Xiaoping, surgía tras la muerte de Mao Zedong en 1976.

En esta progresiva apertura, más económica y social que política, la colocación de la Virgen de Covadonga supuso un ejemplo para otras imágenes religiosas extranjeras que han encontrado acomodo en China, como la mexicana (y extremeña) Virgen de Guadalupe.

Fuente: http://www.abc.es/20100711/sociedad/imagen-santina-pekin-20100711.html

No hay comentarios:

A lo mejor también le interesa:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...